lunes, 13 de marzo de 2017

MONTES TOROZOS. ALMENAS, CAMPANARIOS Y LIBROS. (En construcción)



Por los Montes Torozos, Valladolid

Domingo 26 de Marzo


Aún no hemos recuperado del todo el resuello de la subida a Santibáñez el Alto (ya sabemos en nuestras carnes el por qué de este apellido). Y bien visto, pobres gentes las que tuviesen que subir cada día, después de un agotador día de trabajo. Pues en éstas andamos y ya tenemos que proponeros una nueva actividad.


Será el domingo 26. Saldremos sobre las 8:30 de la Plaza de Gabriel y Galán. ¡Estad atentos, que es el domingo del cambio de hora!
Nuestra intención es contaros más bien poco de la ruta que realizaremos. Únicamente que iremos a Urueña, en Valladolid, uno de los pueblos más bonitos de nuestra comunidad. Que está enclavado en un resalte de los Montes Torozos... montes sin montañas.
Serán 21 kilómetros y tan sólo 200 metros de desnivel acumulado.
Lo que sí os aseguramos, serán unas vistas de las que no querréis olvidar, y si las nubes nos dan permiso, una puesta de sol, digna de unas palabras de Eduardo Galeano.
También os aseguramos, pese a caminar por la más ancha de las castillas, una jornada variada, sin pesadas y limpias llanuras...
Qué intriga ¿no?, si quieres disfrutar de un domingo distinto con nosotros, dínoslo.



¿QUÉ HAREMOS?

Como ya os dijimos, queremos daros la información básica de lo que veremos el domingo, para así crear intriga.
Tomaremos café en el único bar que tiene el pueblo de nuestro inicio de ruta. Ya sabéis que uno de nuestros principios es que las gentes de los pueblos aprecien nuestra actividad como un pequeño empujón a las mermadas economías rurales, por ello, el tomar algo en sus bares o comprar cualquier producto, es de agradecer.
De mañana, realizaremos un primer tramo de 9 kilómetros, enmarcados en un paisaje muy variado (¿variado en Castilla?). Antes de comer, realizaremos la primera visita guiada. Nuestra intención con esta y todas las actividades, es que tengáis una primera toma de contacto con la zona y que luego, vosotr@s volváis y descubráis otros alicientes. Os decimos esto, ya que nos harán tan sólo una explicación resumida de los bienes que veamos.
Comeremos en un pequeñísimo pueblo, convertido en museo al aire libre, donde chocan dos maneras totalmente opuestas de ver el mundo: el fascismo, frente a la democracia. ¿Qué intriga, no?
Ahora tenemos que caminar otros 9 kilómetros, esta vez por amplios caminos, que se note dónde estamos, pero el paisaje nos recordará más al campo charro que a la estepa castellana. Antes de subir a Urueña, la segunda visita relámpago. Carmen, la persona que amablemente se encarga de la Oficina de Turismo de la Villa, nos explicará el porqué de un edificio tan singular en estas tierras.
Por último, un repecho y llegamos al pie de las murallas de Urueña, concretamente al Peinador de la Reina. Allí, con un poco de suerte, veremos la celebración  de una original competición.
Una visita al pueblo, integrante del elitista Grupo de Pueblos más Bonitos de España, será el colofón a esta intrigante jornada.

¡Ah! Lo de la espectacular puesta de sol que os prometimos, nos lo usurpa el cambio de hora… ¡Maldita sea!

PRESENTACIÓN


MONTES TOROZOS

Son una de las pocas elevaciones que presenta el páramo al sur de la Tierra de Campos. Comienzan al norte de Tordesillas llegando hasta los alrededores de Palencia, a más de 60 kilómetros, de Este a Oeste, con una superficie de 2000 Km2. En realidad se trata de un gran monte testigo, resultado de la erosión de los ríos que fluyen en sus faldas, el Pisuerga, el Carrión y el Duero. La altitud de éstos apenas sobrepasa los 850 metros, como el resto de la Meseta Norte (Salamanca está a 800 metros), frente a los 700 del Duero en Tordesillas. Es de destacar los desfiladeros que forman los ríos que nacen en su superficie, como el Hornija, que resguarda a Torrelobatón o el Bajoz,
Existen en ellos unos importantísimos bosques residuales de robles y encinas, además de los bosques galería, donde el chopo es el rey, todos ellos han sido arrasados por la acción del hombre durante los últimos siglos.
Están escasamente ocupados por pequeños pueblos agrícolas, dedicados a la vid y al cereal. 
Toda la geografía de estos montes, está jalonada de fortificaciones o restos de las mismas, tanto en el propio monte como en sus estribaciones. Esto denota la importancia estratégico-militar que tuvo en época medieval, sobre todo al ser frontera entre los reinos de León y Castilla.

TORRELOBATÓN

Castillo: Se levanta hacia 1400, sucediéndose sucesivas reformas en esa centuria.
De su historia, destaca el hecho de que de él partieron las tropas de Padilla camino hacia la derrota en Villalar en 1521 y en abril para más señas.
Como señorean los escudos que lo adornan, perteneció a la familia Enríquez hasta el siglo pasado. Hoy pertenece al Ministerio de agricultura, que lo destinó a silo de grano. En él se encuentra hoy el Centro de Interpretación del Movimiento Comunero.
El castillo está defendido por torres en sus ángulos, cilíndricas tres y una cuarta, la Torre del Homenaje, cúbica y es el castillo prototipo de la Escuela de Valladolid.

CASTROMONTE

Su nombre proviene de la época de la reconquista, de un conde perteneciente a la  corte leonesa, llamado Olmundo, al que se le añadió el apelativo de castro, por asentarse sobre un antiguo castro romano.
Es un pueblo situado sobre una superficie eminentemente llana con un caserío construido con piedra, tapial y adobe.
Destaca la iglesia de la Inmaculada Concepción, del S. XVI compuesta por tres naves que soportan bellas bóvedas de crucería.
A la entrada del pueblo, se encuentra la ermita del Cristo de las Eras, también del S XVI
En cuanto a la arquitectura popular, destacan los palomares y las casetas de era, pequeñas construcciones que se cubrían con unas originales cúpulas ovaladas. Dentro del pueblo, veremos unos curiosos pozos, abiertos en el pavimento, en realidad se trata de orificios para airear las bodegas situadas bajo las casas.
En su municipio se encuentra el Espacio Natural del Embalse de Bajoz: represa las aguas del río Bajoz y ha modificado su entorno, convirtiéndola  en zona húmeda, convirtiéndola  en un reducto de aves acuáticas así como de, gallipatos, galápagos, tencas, bermejuelas, jabalíes y lobos.
Forma parte del Catálogo de Zonas Húmedas de Interés Especial. 


MONASTERIO DE LA SANTA ESPINA

De la orden cisterciense, ubicado en el valle del río Bajoz, iniciándose su andadura allá por el año de 1147, por petición de la infanta-reina Doña  Sancha Raimúndez, hermana de Afonso VII
El edificio que ha llegado a nuestros días, es un puzle de estilos que el tiempo y el gusto de cada época han ido encajando. Consta de magnífica iglesia, que junto con la sacristía y la sala capitular son de origen tardo románico del siglo XIII, a las naves de la iglesia, se añadieron la cabecera y el cimborrio renacentista. Consta además con dos claustros, uno herreriano y otro renacentista, que articulan las distintas estancias del convento.
El convento se rodea de buenas tierras para el cultivo, cerradas con una gran muralla.
En las dependencias monacales se ubica la Escuela de Capacitación Agraria, una de las más antiguas de España. En este centro público de enseñanza, que depende de la Junta de Castilla y León, los alumnos cursan ciclos de grado medio y programas de garantía social. 

LA ESPINA:

Creado por el Instituto Nacional de Colonización en la posguerra, con vista al desarrollo agrario de la vega del río Bajoz, construyéndose además, el embalse, canales para el riego y un entramado de caminos.
En esta población, destacan los murales de

MANUEL SIERRA

Nació en Villablino, León, afincado en Simancas, pintor, además de ilustrador y muralista de carácter reivindicativo, se le encarga en 2006 la realización de murales en el poblado de la Espina, como conmemoración,  del 50 aniversario de la localidad.  El mural representa, mediante el símbolo del carro, la llegada de los primeros pobladores, allá por el año 1956. El resto de guiños pictóricos, situados en otras calles, recrean elementos distintivos de la vida agraria y del entorno: el yantar, el Camino de Santiago,…en los que se identifican con facilidad la huella de este artista: sus palomas, bolas de colores…

URUEÑA: 

Es conjunto Histórico Artístico desde 1975, siendo uno de los pueblos que mejor ha  conservado su aire medieval en la provincia de Valladolid y desde 2007 es la primera villa del libro de España. Conserva gran parte de la muralla con dos de sus puertas, algunos lienzos del castillo, casonas de piedra de cierta calidad y la iglesia parroquial gótico-renacentista de Santa María del Azogue. Acoge el centro etnográfico “Joaquín Díaz”, el Museo Luis Delgado de instrumentos del mundo, la sala de exposiciones Mercedes Rueda y el museo de las Campanas, así como un buen número de originales librerías.
Desde muchos lugares de su casco urbano, se pueden obtener buenas panorámicas de su territorio circundante, lo que ha convertido a Urueña en un indudable mirador del paisaje de la Tierra de Campos. Fuera del casco urbano, destaca la presencia de los tradicionales palomares y de la ermita santuario de Nuestra Señora de la Anunciada, uno de los mejores ejemplos del románico catalán en la meseta castellana.
a historia de esta villa nos traslada hasta los primeros asentamientos vacceos, fue romanizada a principios de nuestra era y cristianizada sobre el siglo X. Fue cabeza de Infantado de Valladolid en los siglos XII al XIV.
El lugar donde está ubicada la villa, dominando estratégicamente el valle, fue muy atractivo para los primeros asentamientos. Se cree que su topónimo es una voz heredada de sus primeros habitantes, los vacceos: Ur-Uru (zona de aguas) y Anna-Eneas (hermana). En la ladera del cerro donde se asienta la villa existe desde la antigüedad un manantial de aguas limpias del que se fue surtiendo la población a lo largo de los siglos





martes, 28 de febrero de 2017

POR EL CORAZÓN DE GATA



Domingo 12 de Marzo

Por la Sierra de Gata. De Hernán Pérez a Torre de Don Miguel


Parroquial de Hernán Pérez



Muy buenas a tod@s, relucientes aún las sonrisas por el buen rato que pasamos en el entrañable antruejo, saturnal o carnaval de Villanueva de Valrojo, y ya tenemos que ir proponiendo una nueva actividad.


Consultado nuestro eficiente calendario, nos dice que vamos a ir a Extremadura. Allí podremos oler ya a primavera, aunque a esa tierra parece que no le afecta demasiado el invierno. Os planteamos una ruta un poco más cañera, que las últimas que hemos realizado, pero eso sí, no es complicada, ya que los caminos son amplios.










Suaves colinas rodean Hernán Pérez
Olivos y praderas verdes
Primavera



Saldremos a las ocho menos cuarto de Gabrel y Galán, caminaremos 22 preciosos kilómetros, con un desnivel acumulado de 600 metros de subida y 400 de bajada.



Mosaico natural enmarcado por el brezo en flor












Partiremos de la población extremeña de Hernán Pérez, subiremos hasta Santibáñez el Alto, donde comeremos y a Torre de Don Miguel, donde terminaremos la jornada.












Embalse de Borbollón y la Sierra de La garrapata al fondo

Del primer pueblo decir que no tiene nada en común con los recoletos pueblos de la Sierra de Gata, emplazado en una zona llana, rodeado de campos de olivos y verdes praderas.
La piscina natural de Santibáñez el Alto utiliza las aguas del río Árrago











Buenas intenciones para preservar el malogrado patrimonio tradiciona
Pronto comenzaremos a ver el promontorio donde señorea Santibáñez el Alto. A sus pies un interesantísimo patrimonio etnográfico: el Barrio de La Calzada, un conjunto de antiguas construcciones agropecuarias, rodeadas por una enorme dehesa comunitaria, que forman un ecosistema de gran valor ecológico, en el que los rebaños del pueblo continúan pastando, acompañados de una fauna y vegetación muy variada.














La Dehesa, en el alto, Santibáñez


Este sistema de pueblo emplazado en un lugar elevado y un barrio a sus pies dedicado al pastoreo, también lo encontramos en el pueblo verato de Arroyomolinos de La Vera. Debe su singularidad a cuestiones prácticas para no tener que subir hasta las poblaciones, aperos, animales y forrajes. Más funcional resultaba guardarlos en los cobertizos y  corrales de la llanura, todo ello al cuidado de pastores, vecinos del pueblo que se irían turnando de manera comunitaria.
Los Pajares de la Dehesa o barrio de la Calzada, Santibáñez el Alto.
Se abre la veda.


Un verdadero placer...

Arriba, en el pueblo, las viviendas, protegidas por contundentes murallas y formidable castillo. Para ascender se trazaron cómodos caminos empedrados, suavizando su pendiente con trazados sinuosos.
Si el día es propicio, las vistas desde las terrazas de los bares de la plaza del Nogal, serán espectaculares.

8 kilómetros nos llevarán a Torre de Don Miguel, acompañados por el Arroyo de San Juan, que riega las huertas y movía las grandes ruedas verticales de los antiguos molinos. Las presas de éstos, hoy se han reconvertido en bulliciosas piscinas naturales.

Fuente del Pilar

El pueblo, es uno de los más bellos y mejor conservados de toda la comarca, con un entramado de calles y plazas por los que tendremos que perdernos antes de volver a casa.

El agua, el origen de la vida.

¿Te apetece acompañarnos?







PRESENTACIÓN

La comarca de La Sierra de Gata se encuentra en una zona de clima mediterráneo con una vegetación muy variada, donde destacan los olivos, pinares, robles, jaras y brezos.

Ascensión a Santibáñez el alto.
Se abren las vistas.
Caserío de Santibáñez el Alto y embalse del Borbollón.
Aunque parezca un tópico, en este caso es totalmente cierto. La protección que brinda el Sistema Central, impide la entrada de los fríos vientos del Norte. Así, las temperaturas de inviernos son, en general templadas, permitiendo cultivos imposibles de encontrar a unos pocos kilómetros más al Norte o más al Sur: naranjas, limones, aguacates, kiwis o incluso plátanos. En la temporada de la recogida de la aceituna, en pleno Invierno, si sale el Sol durante un rato no será difícil vernos a todos en mangas de camisa... Nuestros inviernos son cálidos.



Santibáñez el Alto.
Puerta de la Villa.
Tradicionalmente la población ha subsistido mediante el ejercicio de la agricultura de autoconsumo y la ganadería caprina.


 Ningún pueblo debió apreciar tanto como los árabes la belleza de estas tierras, y quizás por ello, levantaron numerosas fortalezas como la Almenara, Eljas, Santibáñez o Trevejo. Herencia de esta época es también el cultivo de la vid y el olivo, construyéndose entonces los primeros molinos y almazaras junto al río y arroyos.



La villa de Hernán Pérez, está situada en la parte oriental de la mancomunidad de la Sierra de Gata. Cuenta con 489 habitantes en 2014. El casco urbano está emplazado en un pequeño teso rodeado de suaves collados, a 449 metros sobre el nivel del mar.


Villanueva de la Sierra con la de Béjar al fondo.
Vistas desde Santibáñez.
La actividad principal es la agricultura olivarera siendo la empresa más destacada la Cooperativa de 1.er Grado "San Sebastián". Cuenta con una de las producciones más importantes de la zona, que asciende a una media anual aproximada de unos 2,3 millones Kg. de aceitunas de la variedad Manzanilla Verde Cacereña.



Pico Jañona, a sus pies, Torre de Don Miguel.
Santibáñez el Alto, con 424 vecinos en 2010, es un lugar defensivo, un pueblo creado por y para la defensa. Sus vistas son estratégicas, impresionantes. Sus calles estrechas y en algunas partes laberínticas. En lo más alto, la fortaleza, el corazón defensivo del pueblo. Conserva la mayor fortificación de toda la sierra de Gata. El castillo, que es de origen musulmán así como el urbanismo de toda la villa convierten a este municipio en uno de los más atractivos comarca.



En el castillo se reconocen tres etapas:  La más primitiva corresponde a los siglos IX y X, sobresaliendo el alcázar, de origen musulmán y actualmente semiderruido. Esta era la "zona militar", con diferentes instalaciones, un patio y una torre que hoy, sigue en pié.  Adyacente a este primer emplazamiento, se sitúa la llamada puerta de la Traición, y la esplendorosa torre del Homenaje, de la que restan dos paredones. Durante el siglo XIII al castillo se le añadieron otros edificios, coincidiendo con la época en la que la orden de Alcántara se preocupó en reforzar el bastión. También fue objeto de varias rehabilitaciones, principalmente en los siglos XVI y XVII.


Camino de Torre de Don Miguel. Herramientas de trabajo.
 El Rollo jurisdiccional, que se asienta sobre tres peldaños, está rematada por una cruz y edificada a principios del siglo XVI.


Resaltar, igualmente, su peculiar e irregular plaza de toros, que se hizo aprovechando el muro oriental de la barbacana

Una mano amiga, ¡con qué poco, cuánto bien hace!
La parroquia de San Pedro, ubicada en las inmediaciones del castillo, presenta una curiosa torre-fachada, rematada por una espadaña granítica. Llama la atención la sacristía, que antes sirvió como capilla de nobles, que deleita con un excelente frontal de azulejos de Talavera de la Reina y una hermosa bóveda de crucería estrellada


Torre de Don Miguel.
Molino de los Lucas.


Torre de D. Miguel en un extremo una espectacular Iglesia, en el otro, una Sinagoga, en medio una preciosa calle de arquitectura popular bien conservada y, a los lados un laberinto de callejuelas, subidas, bajadas, escalones, habitaciones sobre las calles formando túneles y pasadizos... es un retroceso en el tiempo, un lugar donde se mezclan culturas árabes, cristianas, judías...Un lugar mágico indignamente desconocido. Una de las joyas de la Sierra de Gata.

Molino de Don Domingo
Tradicional rodezno vertical, común en la zona.

Ermita del Cristo de la Misericordia: Con una magnífica portada del S. XVI atribuida a Pedro de Ibarra, esta ermita recuerda por si arquitectura a las típicas sinagogas judías.
Siguendo el Arroyo de San Juan


Levantada en un enclave escénico, en lo más alto de la Plaza Mayor, se encuentra la iglesia de Nª Sª de la Asunción, del más puro estilo renacentista castellano, donde el gusto por las formas góticas se plasmaron en su interior. Esto en cabecera y torre, mientras que la nave quedó inconclusa y no se derribó, siendo más humilde y antigua. En ella se rasga el muro donde se abre la monumental puerta gótica.
Patrimonio industrial

La Almenara nos vigila.



La Torre de la Almenara, que domina la población, pertenece a la localidad de Gata. Se construyó a base de mampostería de granito en la edad Media.

Texturas.
Puerta en Torre de Don Miguel.

El elemento que mejor se conserva es la Torre. Fue construida en el siglo XIV. Su emplazamiento, en lo alto de una atalaya, indica claramente su función de vigía. Desde allí se divisa claramente el Castillo de Santibáñez el Alto y toda la comarca.






Dintel gótico en Torre de Don Miguel.
CRÓNICA

Os prometimos que oleríamos la primavera, mientras en nuestra ciudad estábamos aún inmersos en el aletargo invernal y ciertamente comprobamos que huele, a manzanilla, hierbabuena y tomillo. Pero lo que no esperábamos era que la primavera nos iba a explotar en nuestros pies: un verdadero mar verde lleno de grandes manchas a veces blancas, otras amarillas, azules y otras mezclándolas todas, lo inundaron todo y nosotros allí en medio, surcándolo y la fauna, nos puso la banda sonora, con sus trinos y cánticos.
Cipo funerario romano, reutilizado como dintel
Buena jornada senderista, de las que hacen afición, pues los caminos, amplios, se prestaron a concurridas tertulias, haciendo más llevaderos los kilómetros.
Como curiosidad, contaros que hubo quien la zona le trajo recuerdos de su niñez y adolescencia. De cuando se tenía que desplazar con sus familiares para vender aceite y otros productos que se producían en su pueblo y que tenían que venir hasta Gata para venderlos. La historia me encantó y con ella añado un beneficio más del senderismo a nuestro bienestar: el ejercitar la memoria, recordando nuestra propia biografía, a partir de elementos o lugares que vemos o visitamos.


Fue una jornada especialmente variada, con olivares esparcidos en suaves colinas o en estéticos bancales, la gran dehesa a los pies de Santibáñez el Alto, complementada con el sorprendente barrio de la Calzada y sus construcciones ganaderas. La exigente subida al pueblo, nos puso a tod@s a prueba, aunque la belleza de la senda empedrada y especialmente pensar en la comida que nos esperaba arriba, nos hicieron aligerar el paso.  






Torre de Don Miguel
Típico pasadizo o balcón.
El pueblo es un gran mirador, abierto a toda la comarca: al norte, la desafiante torre árabe de la Almenara, que según nos acercábamos a Torre de Don Miguel, intimidaba aún más; el valle del Árrago, con Robledillo de Gata y las cumbres de La Bolla Grande, de sudorosos recuerdos. Al Este, las celestiales sierras de Los Ángeles, que ocultan las Hurdes y la de Dios Padre, de donde partimos hoy. Al sur, nos hipnotizaban los brillos del agua del embalse del Borbollón y las tierras verdes de Coria; y al oeste, las cumbre del Jálama, de inconfundible silueta, se rinden a su regazo, Acebo, Hoyos y Perales, aún con el susto encima del tremendo incendio que calcinó la zona hace dos años. Por allí esperamos caminar en otoño.
Un recuerdo a destacar es la encantadora senda que recorre los molinos o almazaras que mueven las aguas del humilde Arroyo de San Juan.
La grata sorpresa de la jornada, nos la guardaba el bar de Torre de Don Miguel, que continúa con la invernal tradición de preparar los domingos, para merendar, chocolate con buñuelos, que ya hemos degustado en otras localidades del norte extremeño. 



En un marco incomparable...








Los pasos acompañan sueños con sabor añejo.
Sentimientos abrazados a la primavera recién nacida.
Olores de lavanda, olores de tomillo.
Sendas envueltas en color y luz limpios.
Y en lo alto, en lo más alto,
donde el viento grita y no se queja,
unos robles desnudos
repiten siempre lo mismo:
es añejo el sabor de los sueños


Vicente Martín




Foto de grupo sobre el puente del río Árrago


miércoles, 15 de febrero de 2017

CARNAVAL. SIERRA DE LA CULEBRA, ZAMORA


La carballeda, Zamora

Domingo 26 de Febrero



Buenas a tod@s


Aún con el susto que las previsiones del tiempo nos habían metido en el cuerpo, ya hay que ir pensando en la próxima salida de DeBotas. Previa consulta de nuestro excelso calendario, éste nos indica que ¡¡¡IREMOS DE CARNAVAL!!! ¿Río, Canarias, Cádiz? No, nosotros buscamos el verdadero carnaval pagano, el que huye de las aglomeraciones, el que se ha celebrado desde tiempos inmemoriales en nuestros pueblos.















San Vitero, Verraco Prerromano
Si el año pasado nos sorprendieron y emocionaron Los Cucurrumachos de Navalosa,  esta temporada descubriremos otro carnaval con profundas raíces ancestrales: el que se celebra en Villanueva de Valrojo. Allí los coloristas Cencerros nos pueden sorprender en cualquier esquina del pueblo, ataviados con telas de mil formas y fuertes colores. Atados a la cintura, ensordecedores artilugios de los que toman el nombre, ocultan su rostro con originales máscaras que ellos mismos elaboran. Corren, haciendo sonar los cencerros, por las calles del pueblo tras los despistados
espectadores para hacerles inocentes bromas.

San Vitero, iglesia de San Víctor


Estaremos en la comarca zamorana de la Carballeda, entre Sanabria y Aliste, Los Valles y Portugal. Nuestra ruta senderista, que a eso vamos, a caminar,  partirá del pueblo de Cional, a la orilla del lago artificial de Valparaiso. Se reflejarán en sus aguas las cumbres, hoy nevadas, de la Sierra de la Cabrera y Segundera, que facilitarán localizar la comarca de Sanabria. Caminaremos con la seguridad de que algún lobo o ciervo nos estará observando en esta Sierra de La Culebra con su ondulado perfil, tan poco poblada.



San Vitero, miliario romano


En la mitad de la ruta, de 16 cómodos kilómetros, se encuentra Villardeciervos, donde la calidad de su arquitectura popular es merecedora del prestigio de estar protegida como Conjunto Histórico Artístico.



Nos introduciremos en un tupido bosque de robles carballos, antes de salir a los campos labrados que rodean Villanueva de Valrojo (su nombre hace referencia al color de las arcillas sobre las que se asienta) y su anárquico Carnaval, que sobrevivió y se celebró durante las más férreas dictaduras, tiempos duros en los antaño bulliciosos pueblos de nuestra tierra. A sus gentes les gusta recordar viejas historias, de las burlas a las inspecciones de la Guardia Civil que venían del vecino cuartelillo de Otero de Bodas en bicicleta, así como de la desaparición del Alcalde esos días para desentenderse de posibles problemas. O del cura, que satisfecho quedaba con tal de que no se corriese durante la misa o el rosario.





Sierra de la Culebra
San Vitero
Maravilla en hierro

Se sitúa entre las comarcas de Aliste y Carballeda-Sanabria y al oeste linda con la sierra portuguesa de Montesinho en la región histórica Tras-os-Montes. Declarada en 1963 como Reserva Nacional de Caza, consta de 70 mil ha.

La denominación de esta sierra pudo derivar de su forma ondulante de 65 Km de largo con unas  cumbres que apena superan los 1000 m. de altura, siendo Peña Mira con 1241 m. su mayor cota, estando formadas por cuarcitas, mientras que las zonas bajas están labradas en materiales pizarrosos.

El clima es mediterráneo continentalizado, con inviernos fríos y largos y veranos cortos y cálidos.











Flora:
Los primeros narcisos
Hasta el siglo XVIII existían extensos bosques de castaños y robles, pero debido a un intenso y descontrolado abuso de la tala la sierra fue desforestada hasta que en los años 1950, más de la mitad de la superficie se repobló con coníferas.
El castaño desempeñó un notable papel en la economía serrana, cuando su fruto fue clave en la alimentación de la zona, habiéndose utilizado para producir un alimento sustitutivo del pan. 
El resto está cubierto de matorrales como el brezo. Tuvo un importante valor económico para la actividad del carboneo.


Fauna:
Mastines y perros,
únicos guardianes de los rebaños frente al temido lobo
Destaca la presencia de cérvidos como el corzo y el ciervo. Estas especies se reintrodujeron en 1973, siendo esta sierra uno de los lugares de la península en los que se pueden avistar un importante número de ejemplares. 
El lobo ibérico se ha convertido en el emblema de la Sierra de la Culebra. Aunque su población sigue siendo minoritaria, su presencia representa una de las mayores densidades de Europa Occidental. Anualmente se autoriza la caza de un cierto número de ejemplares y ha surgido un movimiento ciudadano que lucha por su protección.


Historia y economía

Villardeciervos
Caserón que nos relata historias de tiempos mejores.
Uno de los primeros testigos históricos de la presencia humana en la sierra son los castros astures. La vida de estos asentamientos giraba en torno a la actividad ganadera.
A lo largo de la historia otras actividades económicas han sido la fundición del hierro, la obtención de carbón de leña, el contrabando con Portugal y el comercio con la figura de los arrieros, que además fueron un vehículo de transmisión cultural. Esta es una característica de toda la zona oeste del antiguo reino de León.
El ciervo es el animal más representativo de la zona.
La década de los 60 se caracterizó por el éxodo rural.
En la actualidad un notable foco de ingresos es el turismo de naturaleza (caza, pesca, avistamiento de lobos y ciervos….).

En las sierras se atesoran diez bienes reconocidos como de interés cultural, entre los que destacan las villas de Puebla de Sanabria y Villardeciervos, además del conjunto etnográfico de Santa Cruz de los Cuérragos.


La Carballeda
Cional. Puerta de entrada.
Es considerada una subcomarca  de la de Sanabria. Toma el nombre de la abundancia de robles carballos. 
La comarca situada al noroeste de la provincia de Zamora, limita al norte con la provincia de León, al oeste con Sanabria, con la que comparte cultura y tradiciones. También con la provincia portuguesa de Trás-os-Montes. Al sur con la comarca zamorana de Alista y la de Tierra de Tábara y los Valles al este.

Villanueva de Valrojo paisaje urbano
Conoceremos la peculiar arquitectura de Sanabria-La Carballeda tan hermanada con la gallega, aunque con connotaciones tan singulares que la hacen propia.
Los habitantes de estas tierras son los amos de una riquísima cultura tradicional, que aún pervive. Pero también lo son de uno de los parajes naturales más singulares de la península.
La casa popular de la comarca, se compone de dos pisos y se construye en piedra con tejado de pizarra.
Falta mencionar el horno de pan del que disponían casi todas las casas, éste hecho de adobe o barro, formaba parte de la cocina y sobresalía de la estructura de la casa, dando lugar a la característica forma de bóveda que se ve desde el exterior.


La Candonga

La candonga, chimenea típica cervata.
Se trata de una chimenea un tanto especial, no es una chimenea normal.
Está construida con losa o pizarra en la base y de adobe el cuerpo.
En la parte superior tiene una cubierta de chapa con forma cónica y móvil, con una sola abertura y una veleta.
El objetivo es favorecer, gracias a la acción del viento, la salida del humo. 

Cional
Cional
En el siglo XII pertenecía al monasterio de Moreruela.
Hasta los años 80 fue un pueblo con gran actividad comercial, principalmente dedicado a la manufactura de la cera. Hoy únicamente el local de la Asociación la Noria continúa funcionando de manera arbitraria, como lugar de reunión de los pocos vecinos del pueblo.
A la entrada del pueblo, la playa. "En verano, cuenta con bar, terraza servicios y dos vestuarios".




Villardeciervos
Villardeciervos, Fuente de Triviño


Cabeza de municipio, en él se encuentran todos los servicios de la zona. Declarado Conjunto Histórico-artístico en 1987, gracias a su núcleo de construcciones tradicionales, enriquecido con grandes casas de piedra de sillería, cuyo origen es la actividad del contrabando y la arriería. Las construcciones constan de puertas espaciosas, que permitiesen la entrada de los carros, grandes balconadas y enormes aleros.


Muro románico de la iglesia de Villanueva de Valrojo
Villanueva de Valrojo

Pertenece al municipio de Herreras de Arriba

La localidad es especialmente conocida en la provincia de Zamora por su fiestas de carnaval o de "los antruejos", dado su marcado carácter tradicional y la singularidad de sus motivos de simbología pagana, mezclados con el sentimiento religioso de una forma inusual.

 En cuanto a la arquitectura cabe destacar la iglesia parroquial,con restos de estilo románico, sufrió graves desperfectos tras un incendio en 1875








CRÓNICA


En San Vitero
Foto de grupo antes de comenzar a caminar
Me gusta asustar a la gente que se inicia en esto del senderismo con un “ten cuidado, que esto engancha” y no es broma, siempre se repite.
Claro que es una actividad a la que se le pueden añadir un sinfín de alicientes: el más importante, la charla; cuando tenemos nubarrones en la cabeza y algo nos preocupa, lo mejor es distraernos y hablar es la mejor manera de olvidarnos de los problemas, es gratis, nos ejercita el cerebro y hasta puedes entablar amistades.
Luego está el evidente, hacer ejercicio y desoxidarmos el cuerpo, produciendo endorfinas, las proteínas que nos ayudan a sentirnos mejor. Los científicos no paran de contarnos los beneficios que nos aporta  el respirar aire puro y tomar el sol de manera moderada; pues esto es básico en nuestro hobby.
Siempre procuramos añadirle unos buenos
Estraña imagen por estos pagos.
Embalse de Valparaiso
paisajes que nos alegren la vista, eso también es esencial.
Especialmente en invierno, casi es obligado pasar por poblaciones donde nos podamos refugiar en caso de mal tiempo; si tratamos que esos pueblos sean estéticos, mejor que mejor; aprendemos otras maneras de construir y vemos cómo nuestros antepasados se las ingeniaban para sacarle el mayor provecho a su duro entorno.
Deporte, sed y apetito, son inseparables, por lo que a nuestra afición también le va como anillo al dedo, unas buenas viandas, que podemos llevar de casa o aprovechar esa costumbre tan nuestra de los aperitivos en los bares, de esta manera y sin darnos cuenta, estamos ayudando a las difíciles economías de nuestro campo.
 Y con lo que ya nos dimos cuenta el año pasado, es que también marida muy bien, con las fiestas locales; si éstas tienen un marcado componente antropológico, pues estamos recibiendo una lección de Conocimiento del Medio en directo.
Villardeciervos
Callejón de Abrazamozas.



Pues tooodo esto lo practicamos el domingo pasado: los caminos fueron anchos y se pudieron hacer grandes debates sobre actualidad, política y cuanto se nos vino a la cabeza…
Nos movimos bien, hicimos 18 kilómetros, pero fuimos a un buen ritmo, para llegar a tiempo a nuestro destino.
Pese a que en el viaje una densa niebla se apoderó del valle del Duero, nada más cruzar la Sierra de La Culebra, el sol ya no nos abandonó hasta el ocaso, así vimos brillar las azules aguas del lago-embalse de Valparaíso, bonito nombre, así como las lejanas cumbres nevadas de las Sierras de Segundera y Cabrera, que cobijan los pueblecillos de Sanabria.










Villanueva de Valrojo
Baile de Carnaval
En esta salida, hemos tenido la gran suerte de que uno de los escasísimos carnavales tradicionales que además se celebre en domingo, tuviese a tiro de piedra uno de los pueblos más bonitos y mejor conservados de la provincia de Zamora: Villardeciervos, con sus fuentes, sus casonas con las curiosas chimeneas o candongas, sus callejones, uno de ellos, Abrazamozas, además muy sugerente y con muchos rincones…
Querría hacer referencia a un pueblo, que sin habérnoslo propuesto, también visitamos: San Vitero.
Villanueva de Valrojo
Cencerro.
Era la población más cercana a Cional donde podíamos tomar el obligado café (¡Y CON CHURROS!) y allí paramos. En el trayecto entre el lugar donde nos dejó el autobús y el Hotel Rural Los perales nos pudimos hacer una buena idea del tesoro patrimonial que conserva: una monumental fuente cubierta, la espléndida iglesia parroquial, un verraco celta y un miliario romano, perteneciente a la calzada romana que pasaba por la población y que unía la ciudad portuguesa de Braga (Braccara Augusta) y la maragata Astorga (Astúrica Augusta).


Sobre el tema culinario, he de reconocer que esta vez fue un sin dios; unos comieron al abrigo del viento y al calor del frío sol de invierno, en la calle, vamos; otros elegimos alguno de los concurridos bares, apreciando la buena minicocina zamorana de sus pinchos… y hasta hubo quien tuvo tiempo de sentarse con mantel, cuchillo y tenedor, siendo la envidia del resto… algún provecho tenía que tener el olvidarse de la mochila con la comida… un pretexto para darse un capricho.

La guinda y motivo de la excursión, fue descubrir los desconocidos y este año mediáticos (pasa el vídeo hasta el minuto 13) carnavalesde  Villanueva de Valrojo, fiesta ancestral llena de simbolismos, que ha perdurado hasta nosotr@s y que debemos conservar. Nosotr@s pusimos nuestro granito de arena visitándolo y os lo mostramos con las preciosas fotografías que nos han mandado...
Villanueva de Valrojo
Cencerros







Alberto Hernández  incluye vídeo, para que oigamos la fiesta

Espero que paséis tan buen rato viéndolas como lo he pasado yo.



Foto de grupo



Foto de grupo, en la playa de Villardeciervos, momento antes de zambullirnos en el agua
Al fondo las cumbres de la Sierra Segundera y La Cabrera, con Peña Trevinca como el punto más elevado.








Para recordar