lunes, 13 de marzo de 2017

MONTES TOROZOS. ALMENAS, CAMPANARIOS Y LIBROS. (En construcción)



Por los Montes Torozos, Valladolid

Domingo 26 de Marzo


Aún no hemos recuperado del todo el resuello de la subida a Santibáñez el Alto (ya sabemos en nuestras carnes el por qué de este apellido). Y bien visto, pobres gentes las que tuviesen que subir cada día, después de un agotador día de trabajo. Pues en éstas andamos y ya tenemos que proponeros una nueva actividad.


Será el domingo 26. Saldremos sobre las 8:30 de la Plaza de Gabriel y Galán. ¡Estad atentos, que es el domingo del cambio de hora!
Nuestra intención es contaros más bien poco de la ruta que realizaremos. Únicamente que iremos a Urueña, en Valladolid, uno de los pueblos más bonitos de nuestra comunidad. Que está enclavado en un resalte de los Montes Torozos... montes sin montañas.
Serán 21 kilómetros y tan sólo 200 metros de desnivel acumulado.
Lo que sí os aseguramos, serán unas vistas de las que no querréis olvidar, y si las nubes nos dan permiso, una puesta de sol, digna de unas palabras de Eduardo Galeano.
También os aseguramos, pese a caminar por la más ancha de las castillas, una jornada variada, sin pesadas y limpias llanuras...
Qué intriga ¿no?, si quieres disfrutar de un domingo distinto con nosotros, dínoslo.



¿QUÉ HAREMOS?

Como ya os dijimos, queremos daros la información básica de lo que veremos el domingo, para así crear intriga.
Tomaremos café en el único bar que tiene el pueblo de nuestro inicio de ruta. Ya sabéis que uno de nuestros principios es que las gentes de los pueblos aprecien nuestra actividad como un pequeño empujón a las mermadas economías rurales, por ello, el tomar algo en sus bares o comprar cualquier producto, es de agradecer.
De mañana, realizaremos un primer tramo de 9 kilómetros, enmarcados en un paisaje muy variado (¿variado en Castilla?). Antes de comer, realizaremos la primera visita guiada. Nuestra intención con esta y todas las actividades, es que tengáis una primera toma de contacto con la zona y que luego, vosotr@s volváis y descubráis otros alicientes. Os decimos esto, ya que nos harán tan sólo una explicación resumida de los bienes que veamos.
Comeremos en un pequeñísimo pueblo, convertido en museo al aire libre, donde chocan dos maneras totalmente opuestas de ver el mundo: el fascismo, frente a la democracia. ¿Qué intriga, no?
Ahora tenemos que caminar otros 9 kilómetros, esta vez por amplios caminos, que se note dónde estamos, pero el paisaje nos recordará más al campo charro que a la estepa castellana. Antes de subir a Urueña, la segunda visita relámpago. Carmen, la persona que amablemente se encarga de la Oficina de Turismo de la Villa, nos explicará el porqué de un edificio tan singular en estas tierras.
Por último, un repecho y llegamos al pie de las murallas de Urueña, concretamente al Peinador de la Reina. Allí, con un poco de suerte, veremos la celebración  de una original competición.
Una visita al pueblo, integrante del elitista Grupo de Pueblos más Bonitos de España, será el colofón a esta intrigante jornada.

¡Ah! Lo de la espectacular puesta de sol que os prometimos, nos lo usurpa el cambio de hora… ¡Maldita sea!

PRESENTACIÓN


MONTES TOROZOS

Son una de las pocas elevaciones que presenta el páramo al sur de la Tierra de Campos. Comienzan al norte de Tordesillas llegando hasta los alrededores de Palencia, a más de 60 kilómetros, de Este a Oeste, con una superficie de 2000 Km2. En realidad se trata de un gran monte testigo, resultado de la erosión de los ríos que fluyen en sus faldas, el Pisuerga, el Carrión y el Duero. La altitud de éstos apenas sobrepasa los 850 metros, como el resto de la Meseta Norte (Salamanca está a 800 metros), frente a los 700 del Duero en Tordesillas. Es de destacar los desfiladeros que forman los ríos que nacen en su superficie, como el Hornija, que resguarda a Torrelobatón o el Bajoz,
Existen en ellos unos importantísimos bosques residuales de robles y encinas, además de los bosques galería, donde el chopo es el rey, todos ellos han sido arrasados por la acción del hombre durante los últimos siglos.
Están escasamente ocupados por pequeños pueblos agrícolas, dedicados a la vid y al cereal. 
Toda la geografía de estos montes, está jalonada de fortificaciones o restos de las mismas, tanto en el propio monte como en sus estribaciones. Esto denota la importancia estratégico-militar que tuvo en época medieval, sobre todo al ser frontera entre los reinos de León y Castilla.

TORRELOBATÓN

Castillo: Se levanta hacia 1400, sucediéndose sucesivas reformas en esa centuria.
De su historia, destaca el hecho de que de él partieron las tropas de Padilla camino hacia la derrota en Villalar en 1521 y en abril para más señas.
Como señorean los escudos que lo adornan, perteneció a la familia Enríquez hasta el siglo pasado. Hoy pertenece al Ministerio de agricultura, que lo destinó a silo de grano. En él se encuentra hoy el Centro de Interpretación del Movimiento Comunero.
El castillo está defendido por torres en sus ángulos, cilíndricas tres y una cuarta, la Torre del Homenaje, cúbica y es el castillo prototipo de la Escuela de Valladolid.

CASTROMONTE

Su nombre proviene de la época de la reconquista, de un conde perteneciente a la  corte leonesa, llamado Olmundo, al que se le añadió el apelativo de castro, por asentarse sobre un antiguo castro romano.
Es un pueblo situado sobre una superficie eminentemente llana con un caserío construido con piedra, tapial y adobe.
Destaca la iglesia de la Inmaculada Concepción, del S. XVI compuesta por tres naves que soportan bellas bóvedas de crucería.
A la entrada del pueblo, se encuentra la ermita del Cristo de las Eras, también del S XVI
En cuanto a la arquitectura popular, destacan los palomares y las casetas de era, pequeñas construcciones que se cubrían con unas originales cúpulas ovaladas. Dentro del pueblo, veremos unos curiosos pozos, abiertos en el pavimento, en realidad se trata de orificios para airear las bodegas situadas bajo las casas.
En su municipio se encuentra el Espacio Natural del Embalse de Bajoz: represa las aguas del río Bajoz y ha modificado su entorno, convirtiéndola  en zona húmeda, convirtiéndola  en un reducto de aves acuáticas así como de, gallipatos, galápagos, tencas, bermejuelas, jabalíes y lobos.
Forma parte del Catálogo de Zonas Húmedas de Interés Especial. 


MONASTERIO DE LA SANTA ESPINA

De la orden cisterciense, ubicado en el valle del río Bajoz, iniciándose su andadura allá por el año de 1147, por petición de la infanta-reina Doña  Sancha Raimúndez, hermana de Afonso VII
El edificio que ha llegado a nuestros días, es un puzle de estilos que el tiempo y el gusto de cada época han ido encajando. Consta de magnífica iglesia, que junto con la sacristía y la sala capitular son de origen tardo románico del siglo XIII, a las naves de la iglesia, se añadieron la cabecera y el cimborrio renacentista. Consta además con dos claustros, uno herreriano y otro renacentista, que articulan las distintas estancias del convento.
El convento se rodea de buenas tierras para el cultivo, cerradas con una gran muralla.
En las dependencias monacales se ubica la Escuela de Capacitación Agraria, una de las más antiguas de España. En este centro público de enseñanza, que depende de la Junta de Castilla y León, los alumnos cursan ciclos de grado medio y programas de garantía social. 

LA ESPINA:

Creado por el Instituto Nacional de Colonización en la posguerra, con vista al desarrollo agrario de la vega del río Bajoz, construyéndose además, el embalse, canales para el riego y un entramado de caminos.
En esta población, destacan los murales de

MANUEL SIERRA

Nació en Villablino, León, afincado en Simancas, pintor, además de ilustrador y muralista de carácter reivindicativo, se le encarga en 2006 la realización de murales en el poblado de la Espina, como conmemoración,  del 50 aniversario de la localidad.  El mural representa, mediante el símbolo del carro, la llegada de los primeros pobladores, allá por el año 1956. El resto de guiños pictóricos, situados en otras calles, recrean elementos distintivos de la vida agraria y del entorno: el yantar, el Camino de Santiago,…en los que se identifican con facilidad la huella de este artista: sus palomas, bolas de colores…

URUEÑA: 

Es conjunto Histórico Artístico desde 1975, siendo uno de los pueblos que mejor ha  conservado su aire medieval en la provincia de Valladolid y desde 2007 es la primera villa del libro de España. Conserva gran parte de la muralla con dos de sus puertas, algunos lienzos del castillo, casonas de piedra de cierta calidad y la iglesia parroquial gótico-renacentista de Santa María del Azogue. Acoge el centro etnográfico “Joaquín Díaz”, el Museo Luis Delgado de instrumentos del mundo, la sala de exposiciones Mercedes Rueda y el museo de las Campanas, así como un buen número de originales librerías.
Desde muchos lugares de su casco urbano, se pueden obtener buenas panorámicas de su territorio circundante, lo que ha convertido a Urueña en un indudable mirador del paisaje de la Tierra de Campos. Fuera del casco urbano, destaca la presencia de los tradicionales palomares y de la ermita santuario de Nuestra Señora de la Anunciada, uno de los mejores ejemplos del románico catalán en la meseta castellana.
a historia de esta villa nos traslada hasta los primeros asentamientos vacceos, fue romanizada a principios de nuestra era y cristianizada sobre el siglo X. Fue cabeza de Infantado de Valladolid en los siglos XII al XIV.
El lugar donde está ubicada la villa, dominando estratégicamente el valle, fue muy atractivo para los primeros asentamientos. Se cree que su topónimo es una voz heredada de sus primeros habitantes, los vacceos: Ur-Uru (zona de aguas) y Anna-Eneas (hermana). En la ladera del cerro donde se asienta la villa existe desde la antigüedad un manantial de aguas limpias del que se fue surtiendo la población a lo largo de los siglos





3 comentarios:

  1. Estupendas fotos y muy buenos comentarios!!
    A ver si podemos hacer alguna .
    Gracias
    Saludos
    A. G.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Inés y Eduardo por tener la suerte de disfrutar, una vez más, de una estupenda ruta con "intriga". No sé cómo lo hacéis pero si una es bonita, la siguiente es mejor. A los niños y niñas cantores del autocar, hay que ensayar un poco más para completar la letra de las canciones que quedan cojas. Ánimo hay quince días por delante.
    Salud
    J.G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, se agradecen.
      Sobre las voces blancas, es cierto que deben practicar un poquito más, para perfeccionar el tetracordio inferior de la escala, pero lo demás lo tienen bien afinado.
      Y de las letras de las canciones, date cuenta que las saben perfectamente, pero les gustan los pupurris.
      Un abrazo, Eduardo.

      Eliminar