martes, 15 de mayo de 2018

LA SIERRA DE LA CULEBRA


Domingo 27 de Mayo de 2018

ASCENSIÓN AL PICO MIRA Y DESCENSO DEL RÍO CABRÓN


Muy buenas a tod@s.
Primero, lo segundo. Deciros que en la última salida a Gredos, alguien se dejó unas botas en el autobús. El domingo envié un correo a l@s participantes y nadie las ha reclamado, por lo que aprovecho este correo para volver a insistir. 

Por otro lado, contaros que no he descargado aún las fotografías que hice el domingo en Gredos (espectacular) y ya tenemos que ir preparando la próxima aventura.
Esta vez esperamos hacerle caso a nuestro ameno calendario, para acercarnos a La Sierra de La Culebra, que separa las comarcas zamoranas de La Carballeda y Aliste.
Partiremos del mismo corazón de La Sierra de la Culebra, Linarejos, minúscula población, como el resto por las que pasemos, resguardada por los típicos tejados de pizarra, que aún conserva el sabor de lo auténtico.
Del corazón, ascenderemos por pistas a lo más alto, a Peña Mira. Me gusta recordaros que hay altos, picos y peñas, que debido a su silueta y emplazamiento, de siempre se las ha considerado como lugares mágicos (Peña de Francia, Pico Jálama...), pues Peña Mira es uno de ellos. En sus alrededores, incluso se han encontrado pinturas esquemáticas, datadas en el Calcolítico, sobre el año 3000 a. C.
Descenderemos entre pinos hasta otra minúscula población, Flechas, su único servicio público, un simple grifo, sacia la sed a los aguerridos senderistas, que desde aquí se animan a subir a Peña Mira. De Flechas nos despide su entrañable ermita.
Llegados a este punto, abandonaremos las cómodas y amplias pistas y la compañía de los pinos, para introducirnos por sendas y caminos tradicionales, por el magnífico bosque galería que da sombra al río Cabrón. En realidad, desde que abandonamos Peña Mira, seguiremos su cauce, desde su nacimiento, hasta que desemboca en el río Manzanas, cerca de nuestro fin de ruta, Villarino de Manzanas...
La ruta consta de algo menos de 21 kilómetros, con 300 metros de cómoda subida y 580 de larga y tendida bajada.

Si te apetece venir a este mundo donde se encuentra la mayor concentración de lobo de Europa Occidental y emblema de la lucha por su conservación, la asociación Lobo Marley, además de ser ser uno de los mejores lugares para el avistamiento de la fauna salvaje (no habrá que hacer demasiado ruido), caminar por amplios espacios naturales sin la presencia humana, contemplar paisajes agrestes y disfrutar de ejemplos de manifestaciones etnográficas únicas, debes esperar al próximo MARTES 22 A PARTIR DE LAS 16:00. Como es costumbre, el lunes os enviaremos un recordatorio.


Saludos, equipo de DeBotas.


Ascenso al puerto del Portillón que cruza la Sierra de La Culebra
Estrecha, pero preciosa carretera que nos lleva a Linarejos

Un momento de relax y conversación. Una buena manera de iniciar la jornada.
Hotel restaurante El Caserón, en Linarejos
Entrañable iglesia de Linarejos, enclavada en un marco incomparable.
Sugestivo pavimento tradicional de Linarejos
Nos despide la estética de los esqueletos de varios castaños centenarios
Bien agrupad@s, subiendo al Portillón.
A nuestras espaldas, La Carballeda y al fondo las cumbres de la Sierra de La Cabrera.
Panorama desde El Portillón
La comarca portuguesa de Tras-os_Montes, a nuestros pies.
La ciudad de Bragança se sitúa a la entrada del Parque Natural de Montesinho.
Un pequeño homenaje a quien cierra el grupo, pieza fundamental
para que la actividad discurra con más seguridad

Es ascenso hasta la base de Peña Mira se realiza por una cómoda pista.
Y una sencilla trepada nos separa de la cumbre de Peña Mira
Pradera y ya en la cumbre
Reloj de sol y vistas espectaculares en la cumbre.
Vistas hacia la vega del Tera, con el embalse de Valparaiso
Las bajadas son más complicadas que las trepadas,
pero una mano amiga es la solución.
A la izquierda de la imagen un huidizo corzo.
El brezo domina la vegetación de La Culebra. 
Preciosa flor de la jara
Y la del brezo
La candela, la flor de la encina 
Los puentes tradicionales de troncos de chopo, losas y tierra, nos ayudan a cruzar el arroyo Cabrón.
El Cabrón divide en dos la minúscula población de Flechas.
Una simpática hormiga.
Pequeña iglesia a la salida del pueblo.
Tronco de castaño varias veces centenario.
Sus dibujos recuerdan los del gótico flamígero
Como niños.
Pasarela para llegar al Molino de Chencho.
Buena sobremesa.




Extraordinario bosque de ribera.
Represas que deben de servir para amansar las aguas de los arroyos
 y así aprovechar al máximo las praderas en sus orillas.
Puente y molino
Molino la Hoya, hasta él llegaba la chiquillería en verano para chapotear en su poza.
Evocador camino tradicional.
Peonía o duelecabezas...
Mariposa y ortiga.
Año de aguas.
Por fin llegó el momento de estrenar el invento.
Valle del Cabrón.
Brezo, jaras, robles, chopos, encinas...
...cerezo...
...primavera.
Levitando.
Último puente antes de entrar en Villarino de Manzanas.
Tiempo de amapolas...
...y rosas
Villarino de Manzanas y su arquitectura con evidentes raíces gallegas
Sosiego rural


Villarino no tiene bar.
Tuvimos que parar en Figueruela de Arriba...

...que los tiene y con buen ambiente...
...muy colorido
Nos despedimos de La Sierra de La Culebra desde el autobús.

PARTIREMOS DE LA CARBALLEDA

Es una subcomarca de la de Sanabria. Toma su nombre por la abundancia de robles carballos, siendo Mombuey y Villardeciervos con 450 habitantes, las poblaciones más importantes. Al oeste linda con la sierra portuguesa de Montesinho en la región histórica Tras-os-Montes (Bragança).

TERMINAREMOS EN LA COMARCA DE ALISTE

Su topónimo puede relacionarse con la abundancia de alisos en el cauce del río del que toma su nombre, el río Aliste. Siendo su capital Alcañices con 1100 habitantes. Sus límites son el río Manzanas, que hace de frontera con Portugal y el Duero al sur, que la separa de Sayago.


AMBAS COMARCAS LAS DIVIDE LA SIERRA DE LA CULEBRA

Declarada en 1973 como Reserva Nacional de Caza y en 1991 como Espacio Natural Protegido.
El topónimo de esta sierra procede de su forma ondulante de 65 Km de largo, con unas  cumbres que apena superan los 1000 m. de altura, siendo Peña Mira con 1241 m. su mayor cota.
En las cumbres se aprecian afloramientos de cuarcitas, mientras que las zonas bajas están formadas por materiales pizarrosos.
Toda la red fluvial pertenece a la cuenca del Duero. Los más importantes son el arroyo Cabrón que desciende de  Peña Mira o el río Manzanas  (Maças en portugués).
El clima es mediterráneo continentalizado, con inviernos fríos y largos y veranos cortos, pero cálidos.

Flora:
Hasta el siglo XVIII existían extensos bosques de castaños y robles, pero debido a un intenso y descontrolado abuso de la tala, la sierra fue desforestada hasta que en los años 1950, más de la mitad de la superficie se repobló con coníferas.
El castaño desempeñó un notable papel en la economía serrana, cuando su fruto fue clave en la alimentación de la zona. El resto de los montes están cubiertos de matorrales como el brezo que tuvo un importante valor como combustible.
Mención aparte merecen las espléndidas alisedas y bosques de galería de arroyos y ríos.

Fauna:
Destaca la presencia de cérvidos como el corzo y el ciervo. Estas especies se reintrodujeron en 1973, siendo esta sierra uno de los lugares de la península en los que se pueden avistar un importante número de ejemplares. La berrea en la época de celo (mediados de septiembre a principios de octubre) da lugar a uno de los acontecimientos más relevantes de la Sierra.
El lobo ibérico se ha convertido en el emblema de la Sierra de la Culebra, su presencia representa una de las mayores densidades de Europa Occidental, aunque anualmente se autoriza la caza de un cierto número de ejemplares.

Historia y economía
La vida en la comarca gira en torno a la actividad ganadera y agrícola de subsistencia.
A lo largo de la historia otras actividades económicas han sido, la fundición de hierro, la obtención de carbón de leña, el contrabando con Portugal y el comercio, con la figura de los arrieros, que además fueron un vehículo de transmisión cultural. Esta es una característica de toda la zona oeste del antiguo reino de León.
La década de los 60 se caracterizó por el éxodo rural.
En la actualidad un notable foco de ingresos, es el turismo de naturaleza (caza, pesca, avistamiento de lobos y ciervos….).

CRÓNICA

Sin haberlo planificado, realizamos dos rutas en una:
Caminamos por La Carballeda y luego por Aliste.
La primera parte, con más pinos de repoblación y más zonas de brezos y la segunda entre alisos, chopos, robles y antiquísimos castaños
Subimos a lo más alto de la Sierra de La Culebra y descendimos a lo más profundo del arroyo Cabrón (dos topónimos de animales, también)
En una, quien quiso "escaló" montañas y en la otra vadeamos como pudimos el río.
Tuvimos unas vistas de ensueño, desde Bragança a Sanabria o nos sumergimos en el rincón del diminuto molino de Flechas.
Eso sí, con el hilo conductor de unos pueblecillos que aún conservan la sabiduría de nuestros antepasados, plasmada en esa arquitectura tradicional maravillosa, en la forma de arrancarle a la escasa tierra el sustento.
Y qué decir del viaje, con esa estampa de La Culebra en todo su esplendor, con cunetas que parecían parterres, esa Naturaleza, con esos verdes recién estrenados...
Gracias, Miguel, nuestro conductor, por haber hecho posible este día inolvidable.


NUESTRAS QUEJAS EN LA PRENSA ZAMORANA TUVIERON ECO




FOTOGRAFÍAS

Aquí va el trabajo de Paco

Ya recibimos las fotografías de José Luis

Nos pasa Ángel un buen vídeo









4 comentarios:

  1. Buenos días a todos y todas
    Ayer para mí fue un día muy especial, porque además de pasarlo muy bien con todos vosotros, que era lo más importante y que no esperaba que pudiera acompañaros en esta Ruta,también era mi despedida de la temporada con DeBotas y los Deboteros.
    El tiempo que resta hasta que llegue Septiembre se me va a hacer eterno y por ello espero que pasen pronto los días, pero si avaricia, con su tranquilidad pero que pasen para volver a disfrutar con vuestra compañía.
    Gracias por permitirme acompañaros esos maravillosos domingos en las rutas que con tanto cariño y dedicación le ponen Inés y Eduardo.
    Buen verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy preocupante la rapidez con la que, a partir de cierta edad, corre el tiempo, por lo que cuando te des cuenta, volveremos a estar juntos. Eso sí, también esperemos volver a darte envidia con las próximas rutas...
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola a todos.
    La verdad que ayer pasé un día muy bonito, hacía tiempo que no me divertía tanto. Menos subir a los riscos como las cabras, que una ya no está para ello, que las junturas de las rodillas andan poco finas, aunque otros si que subían con facilidad, pero en definitiva el día salió redondo, buen tiempo, buen desayuno, buena compañía....., y lo más importante, por fin he oído este domingo cantar a los niños y niñas cantores del autocar canciones enteras!!!!, milagro milagro.
    Ya era hora, aunque fuera con partitura, pero muy bien, además con esos chistes que me tronchaba de la risa aunque estaba un pelín alejada del meollo ya que no había megafonía. Pero bien todo muy bien, al final os ganasteis el desayuno que nos pusieron de tarta de queso, muy rica, por cierto.
    Gracias a Inés y Eduardo por el cariño que ponen a todo.
    Ya estoy esperando la próxima ruta.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente que la falta de magafonía nos impidió disfrutar de los chistes, al menos a l@s que íbamos adelante,pero comprobamos que se ganó y mucho en participación, todo salió mucho más espontáneo.
      En nuestro incansable esfuerzo por mejorar, estamos tramitando realizar mejoras sobre este punto, a ver si pronto tenemos novedades.
      Y no me diga, que en esta ruta hubo mucha actividad, no sólo trepamos rocas, además cruzamos caudalosos ríos sin puente... siempre superándonos, gracias a tod@s y vuestras ganas por pasarlo bien.

      Eliminar