martes, 12 de septiembre de 2017

La Senda del Convento


Domingo 24 de Septiembre

 Por el Parque Natural de Sanabria

Muy buenas a tod@s.
San Martín de Castañeda
Pues comenzado plenamente el curso, ya está bien de rutitas cortas, chapuzones, coloquios, compartir recuerdos veraniegos... debemos preparar una ruta en condiciones. Nuestro humilde calendario nos sugiere, una vez más, ir a tierras sanabresas. 
La podemos denominar como La Senda del Convento, pues hasta no hace tanto, los vecinos de la comarca e incluso de tierras mucho más lejanas, debían de subir todos los años hasta él para entregar las prebendas que las oscuras leyes medievales ordenaban tributar por el disfrute de las tierras sobre las que el Convento de San Martín de castañeda tenía dominio o jurisdicción.
Por el robledal
Nosotros realizaremos a pie el camino de vuelta, como si ya hubiésemos cumplido con los deberes eclesiásticos, y tendremos que llevar la misma actitud que ellos, con la  conciencia tranquila del deber cumplido. ¡Siempre ha habido Montoros!
Hemos decidido hacerla en ese sentido para que el perfil resultante sea de bajada, tan sólo 400 metros, y no por otro motivo. 
Comenzaremos nuestro recorrido a las puertas del convento cisterciense de San Martín de Castañeda, al abrigo del cual surgió una pequeña población con el mismo nombre.
Rincón de Puebla de Sanabria
Caminaremos sobre antiguas calzadas, envidiablentemente bien conservadas, que nos sumergirán en el mar de robles que hermosean toda la comarca (¡por dios, que no se enteren los pirómanos!). Pasearemos por un puñado de pequeños pueblos donde el granito, la madera y la pizarra dieron y dan abrigo a sus habitantes.
Terminaremos la jornada, perdiéndonos (es un decir) en las callejas de Puebla de Sanabria, recientemente incluida en el selecto club de los Pueblos más Bellos de España, título que damos fe, está bien merecido. 

RESUMIENDO:

QUE MAÑANA A PARTIR DE LAS 16:00 podéis contestar a este correo con vuestro deseo de participar.
QUE LA RUTA PROPUESTA CONSTA DE 19 KILÓMETROS muy tranquilos, para que vayamos tonificando bien los bíceps.
QUE COMO SAN MARTÍN ESTÁ LEJOS, saldremos un poco más pronto de lo habitual, a las 7:30


RUTA

La jornada comenzará en el propio autobús, pues una vez pasada la ciudad de Zamora, la carretera va paralela a la Sierra de La Culebra, con su ondulante silueta. Con muy poca suerte, podremos ver algún ciervo, que se despereza con los primeros rayos de luz.
Para que el viaje no se nos haga tan largo, hemos pensado que será mejor tomar el café como a media hora de nuestro destino. Lo haremos en la población de El Puente, tradicional lugar de encuentro y comercio de toda la comarca, donde todos los lunes se desarrolla un colorido mercado.
La última parte de nuestro viaje será el ascenso hasta San Martín de Castañeda, población que emerge del fantástico robledal que inunda toda Sanabria. 
Nuestro camino a pie se iniciará a las afueras del pueblo, en un pequeño balcón desde el que se puede observar perfectamente el resultado de la acción de los inmensos glaciares, que se licuaron hace tan sólo 10.000 años.
Justo en la mitad del caserío se encuentra el convento cisterciense de Santa María.
Precisamente al ser diseñado para la Orden del Císter, se debió de adaptar a las Reglas de San Benito, evitando la decoración y el lujo, no así las estilizadas líneas de un elegante templo románico, del que el historiador del arte Don Manuel Gómez-Moreno llegó a decir que... “Difícilmente podrá verse monasterio plantado en sitio más rebosante de hermosura que este: a media ladera de una sierra, cara al sol, entre huertas, praderas y bosques y teniendo a sus pies el Lago Sanabria, que bien podría rivalizar en fama y rendimientos con los de Italia...” . 
Abandonamos San Martín sumiéndonos en la espesura del bosque de robles del que tan sólo saldremos en las poblaciones por las que pasemos. En ellas, predomina las paredes de piedra, irregular para fincas y cobertizos y bien trabajada en viviendas, mejor, cuanto más elevada era la economía de sus moradores. Y es que estamos en las puerta de Galicia y la fama o la maestría de sus canteros debió de extenderse también por estas tierras.

En nuestras marchas siempre suele haber un curso de agua al que nos gusta seguir. El domingo será el río Tera. Lo veremos allá abajo, desde San martín, lo cruzaremos en Galende y no nos alejaremos de él hasta que subamos a los adarves de Puebla de Sanabria. Su casco antiguo está enclavado en un espigón natural sobre el río, que le sirve de foso natural. Su ubicación estratégica, a pocos kilómetros de la frontera portuguesa, ha obligado a su fortificación desde antiguo. Escenario de tremendas batallas, ha logrado conservar de manera envidiable, tanto sus impresionantes edificios militares y religiosos, como su abigarrado caserío, lo que le ha valido para ser declarado, primero como Conjunto Histórico Artístico y recientemente ingresar en el selecto club de los pueblos más bonitos de España.












2 comentarios:

  1. Nos dice Paco:
    Qué hermoso disfrutar de nuevo estos viajes escuchando música, viendo pasar por la ventana del bus los valles, ríos y montañas, como adelanto a la ruta dominical.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente que el viaje también forma parte de la aventura, también tiene su encanto.En estos tiempo, en lugar de viajar, parece que nos desplazamos, no disfrutamos de lo que las ventanillas nos dejan ver

      Eliminar